EL GOBIERNO ELEVÓ EL LÍMITE DE GASTOS PARA EL RESTO DEL AÑO EN $6.406 MILLONES

Como sólo contarán con $2.390 millones de recursos extraordinarios, acordaron subir el tope de déficit fiscal total en 2018 en $4.017 millones. Posibilidades de subjecución de partidas y atraso de pagos.

A exactamente 10 días de finalizar un complejo 2018, donde el cumplimiento de las metas presupuestarias tuvieron  mucho de contabilidad creativa y medidas de emergencia de baja de la obra pública, atrasos en los pagos de pautas publicitarias y generación de recursos extraordinarios, como las rentas del Banco Nación y Anses y retenciones de emergencias sobre las exportaciones, y el índice de riesgo  país se resiste a tocar su techo, el Jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña, y el ministro de  Hacienda, Nicolás Dujovne, no tuvieron limitaciones para firmar una nueva Decisión Administrativa que eleva más la autorización de gastos por sobre los mayores recursos esperados para el corriente año.

Como ocurre siempre en estos casos, y más aún luego de haber difundido la subejecución presupuestaria hasta el cierre de noviembre, para sobre cumplir la meta original de déficit primario en medio punto del PBI, a un rango de 2,7% del producto, fuentes de la cartera alertan que “la autorización de gasto no implica necesariamente su ejecución en el año”.

De ahí que la diferencia entre el incremento de gastos aprobado por la Decisión Administrativa 1935 que publica el Boletín Oficial, en $6.406,4 millones y los mayores gastos esperados en $2.389,5 millones, no implican necesariamente que se acreciente el déficit financiero en $4.017,1 millones, que surgen de la suma que hizo Infobae del aumento neto de las partidas de gastos y recursos detallados en 241 de los 242 folios anexos a esa norma.

Para justificar esa postura, los técnicos de  Hacienda resaltan que hasta el 18 de diciembre se llevaban ejecutados sólo el 84,64% de los gastos actualizados por las diversas Decisiones Administrativas que los ministros firmaron durante el año, los cuales pasaron de una pauta aprobada por el Congreso de poco más de 3 billones de pesos a cerca de $3,5 billones; un 15% más ($454.234 millones, luego del agregado de $6.406,4 millones de marras.

Mientras que de los recursos previstos en $2,33 billones, se pasó a casi $2,5 billones, con el agregado del impuesto de emergencia sobre las exportaciones, ya ingresaron al fisco 94,94 por ciento.

Semejante brecha en la ejecución presupuestaria explica que en los primeros 11 meses las finanzas públicas lograran  mostrar ingresos creciendo por arriba de los gastos, y de esa manera sobrecumplir la meta de reducción del déficit.

Sin embargo, ese logro no parece ser ponderado por los inversores en títulos de la deuda pública que mantienen una clara postura vendedora y provocan una sostenida suba del índice de riesgo país y aumento de la renta de los bonos a más de un dos años de plazo a más de 11% anual en dólares.

La mayor partida de gastos que se incrementó con la DA 1935 en la de Seguridad Social: $5.000 millones para prestaciones vinculadas con el régimen de reparto, derivado de las actualizaciones trimestrales por la Ley de Movilidad Jubilatoria, aunque  este año muy por  debajo de la inflación, por el perjuicio que provocó la aceleración de la suba de los precios entre julio y noviembre. Y $911,5 millones para el Instituto de Ayuda Financiera para pago de Retiros y Pensiones Militares, dependiente del Ministerio de Defensa.

Deja tu comentario

comentarios