OSES: “UN DELINCUENTE MATA A TU HIJO Y LA JUSTICIA TE TERMINA DE MATAR A VOS”

El fiscal Christian Aguilar pidió una pena de cuatro años de prisión para Martín Mugnolo, quien conducía una camioneta que chocó y mató a Alexis Valenzuela, de 17 años, en Esmeralda y Saavedra.

El fiscal lo imputó de “homicidio culposo y lesiones graves culposas calificadas por la conducción de un vehículo automotor”.

Al respecto, la madre de la víctima expresó sus sensaciones en la segunda edición de Primero Bahía y aseguró que “todo esto es muy agotador, fue un día muy largo y de mucha espera. Terminaron de declarar los testigos que faltaban y piden una vergüenza de 2 a 5 años. El martes a las 12 darán la sentencia”.

“Para la justicia fue un simple accidente, cuando la persona que mató a mi hijo venía con cocaína en sangre y a alta velocidad. Los enganchó, los arrastró hasta que la moto se desprendió de la camioneta. Me mató a mi hijo” recordó Vanesa Oses.

Del mismo modo, la mujer cuestionó duramente el pedido. “A esta altura es como que ya no creo en la justicia, y espero que no pase pero te mata un delincuente un hijo y la justicia te termina de matar. Las pruebas de testigos presenciales se ven que no alcanzan”, lanzó.

Al mismo tiempo, manifestó que “es muy fuerte tener que ver al otro tipo (por Mugnolo), con la cabeza agacha porque no le da el valor de mirarte. El está libre y ahora tiene una causa por violencia de género a dos cuadras de mi casa. Es una persona que no tiene amor propio, nunca le importó nada”.

Por último Vanesa Oses no pudo contener su bronca. “Llegué a mi casa sin ánimo de nada, nos hicieron salir primeros y a ellos después como si nosotros fuésemos delincuentes. La bronca está y las ganas de hacer un montón de cosas se me cruzan por la cabeza pero jamás haría algo que arruinaría la lucha que llevamos en un segundo. Les tendrían que tocar las cosas a los jueces y fiscales para ver como actuarían ellos. Algunos tienen beneficios que otros no. El pobre no tiene justicia, únicamente el que tiene plata” concluyó.

 

 

Deja tu comentario

comentarios