ISRAEL NO LLEGÓ A LA LUNA: LA SONDA BERESHEET SE ESTRELLÓ DURANTE EL ALUNIZAJE

La llegada de la sonda Beresheet a la luna prometía convertir a Israel en el cuarto país del mundo en alunizar en el satélite terrestre. Sin embargo, no pudo ser luego de que el aparato espacial se estrellara cuando intentaba tocar el suelo lunar.

“No lo logramos, pero lo intentamos”, dijo el creador del proyecto y principal patrocinador, Morris Kahn, en un video en vivo del control de la misión cerca de Tel Aviv. Según detalló, la nave sufrió una falla en el motor mientras se preparaba para aterrizar y aparentemente se estrelló contra la superficie lunar.

“La nave espacial Beresheet no completó con éxito su aterrizaje en la luna”, dijo un mensaje en pantalla, según consignó la agencia AFP.

La sonda fue realizada por una organización privada, SpaceIL, que trabajó asociada con la empresa aeroespacial israelí Aerospace Industries (IAI), una de las más grandes empresas de defensa israelíes. El aparato había sido lanzado el 22 de febrero desde la base estadounidense de Cabo Cañaveral en Florida, con un cohete Falcon 9 de la firma estadounidense SpaceX, fundada por el empresario Elon Musk.

Su misión era medir el minúsculo campo magnético lunar, cuyo origen es diferente al del campo terrestre. Sin embargo, en su interior llevaba una cápsula con discos digitales con dibujos de niños, canciones e imágenes de símbolos israelíes, recuerdos de un sobreviviente del Holocausto y una Biblia.

“Es un gran paso para Israel, y es un gran paso para la tecnología israelí”, había declarado el Primer ministro israelí Benjamin Netanyahu durante el lanzamiento, parodiando las palabras de Neil Armstrong, primer humano caminar sobre la Luna.

Previsto inicialmente en 10 millones de dólares, el costo fue finalmente de 100 millones, pero “es el aparato menos caro” con el que se intenta este tipo de misión, insistió el grupo IAI. El empresario y filántropo Morris Kahn fue quien financió el desarrollo del robot.

Cerca de 50 años después de los primeros pasos del hombre en la Luna, este satélite distante de la Tierra en promedio a 384.000 km, suscita de nuevo interés. China hizo alunizar en enero un robot en la cara oculta de la Luna y así se convirtió en el tercer país en llegar allí después de Estados Unidos y Rusia.

India, por su parte, espera llegar este año con su misión Chandrayaan-2, que incluye un alunizador y un robot móvil. En tanto Japón prevé el envío hacia 2020-2021 de un pequeño alunizador denominado SLIM, para estudiar una zona volcánica.

Fuente: Perfil

Deja tu comentario

comentarios