QUÉ ES ESCAPEX, LA RED SOCIAL PREMIUM QUE SEDUCE A LOS FAMOSOS

Es una alternativa moderna a las plataformas convencionales. Atrae a los principales influencers del mundo porque monetiza rápidamente su popularidad. Los seguidores pagan para conocer un lado más íntimo y cercano de las estrellas.

Se cree el “proveedor líder de plataformas de propiedad personal“. Así se anuncia en su cuenta de Instagram. Uno de sus primeras publicaciones decía: “En el siempre cambiante mundo de las redes sociales, las únicas constantes son las personas al final del canal”. Así se presenta EscapeX, un floreciente actor en el universo social media. Se asume como un concepto que pretende quitarle el control a las plataformas y devolvérselo a los creadores, “donde la comunicación es directa, no hay intermediarios, donde todos puedan ser vistos“.

Su propuesta es diferente, disruptiva. Es una alternativa a Instagram, que seduce a las celebridades, a los influencers y a las cuentas con más suscriptores, y en efecto a sus fans. Funciona como una plataforma de propiedad personal (POP) o una mini Instagram para cada creador de contenido. Cada uno de ellos tiene su propia aplicación, un apartado individual, fabricada por la misma EscapeX, que suministra esta posibilidad de crear una plataforma personalizada y descentralizada que actúa como una símil Instagram.

Su estrategia de negocios es distinta a la de las redes sociales más convencionales: para ser un seguidor hay que pagar. Ocurre un fenómeno de monetización inmediata que seduce especialmente a los principales influencers del mapa, según la compañía las personas que llegan a casi tres mil millones de followers en todo el mundo y que crecen en 150 millones de seguidores al mes. Su página web lo describe: “Escapex ofrece una alternativa a las plataformas de redes sociales heredadas donde aquellos con un gran número de seguidores pueden establecer una marca única de forma gratuita y comenzar a generar ingresos a través de anuncios, suscripciones, compras dentro de la aplicación o concursos, sin tarifas de configuración ni tiempo de inactividad”.

Uno de sus principales atributos es que cada aplicación es manipulada directamente por el influencer. Actúa como contraposición a la dominación de las políticas de la plataforma por sobre la celebridad, que ahora puede administrar sus publicaciones y garantizar que todo el contenido que sube a su red social llegue a sus seguidores.No hay algoritmos ni intereses cruzados que intervengan en la interacción: uno de sus lemas es “todo puede ser visto”.

Los seguidores, por su parte, son también suscriptores: pueden dar “fav”, pueden comentar, compartir la publicación y hasta publicar su propio contenido en un espacio denominado “Fanfeed”. Para eso, tienen que pagar -en Estados Unidos, el 12% de los usuarios que se suscriben abonan seis dólares por mes para acceder al contenido de su influencer favorito– y a cambio reciben su recompensa: más intimidad, cercanía y un vínculo más auténtico entre seguidores y celebridad.

Escapex es como un servicio premium para los fanáticos más voraces. El sitio Fast Company lo compara con un refugio virtual de muchas celebridades y nombra a los actores Jeremy Renner y Alexander Ludwing, y a los cantantes Prince Royce y Yandel. Se fundó en 2015 y lleva recaudado 18 millones de dólares en fondo de riesgo. Creó más de 350 aplicaciones para las más de 350 celebridades y personalidades influyentes de 18 países distintos, y con ella una audaz forma de monetizar la popularidad. Más de 20 millones de usuarios se suscribieron a estas cuentas y en promedio abren la aplicación cuatro veces por día.

Deja tu comentario

comentarios