CIENTÍFICOS AFIRMAN QUE SU TRABAJO PODRÍA SER PERJUDICIAL PARA LA HUMANIDAD

¿La evolución de las máquinas supone un riesgo real para los seres humanos? ¿Los robots se convertirán en los amos y señores de este mundo? ¿Robarán nuestros trabajos? ¿Serán los que lucharán las guerras del futuro?

Mientras el empresario Elon Musk advierte que “hasta que no veamos a los robots matar personas por las calles no entenderemos los peligros”, y el presidente ruso Vladimir Putin sostiene que el país que lidere estas tecnologías “dominará el mundo”; son cada vez más visibles las preocupaciones éticas por el avance de la inteligencia artificial y la robótica.

Un estudio reciente revela la importancia de regular las investigaciones en esa área, un paso que Google procuró dar pero que recientemente se truncó por diferencias internas en el grupo de expertos que reunió la compañía.

IA y ética

Un informe titulado Gente, poder y tecnología: el punto de vista de los trabajadores del sector tecnológico, confirma las inquietudes éticas de los especialistas en inteligencia artificial, vinculadas a los alcances de sus desarrollos. El estudio fue realizado en el Reino Unido, basado en más de mil entrevistas.

Más de la mitad de los investigadores y participantes del área (el 59%) dijo que trabajó con tecnologías potencialmente perjudiciales para la sociedad. Además, el 27% de los encuestados reconoció que renunciaron a sus empleos a causa de estas preocupaciones.

Si se compara el ámbito dedicado a tecnologías de inteligencia artificial con el sector tecnológico global, las diferencias son evidentes. En el primero, uno de cada seis trabajadores renunció a su puesto, mientras que en el segundo uno de cada veinte.

Esa estadística tiene una relación directa con el grado de interés de los involucrados, en los respectivos ámbitos. De acuerdo al estudio, el 81% de los que trabajan en IA advierten la importancia de evaluar el impacto de su trabajo, mientras que en el sector tecnológico global la cifra cae al 63%.

Asimismo, si bien muchos involucrados en proyectos de IA dicen que esas tecnologías ayudarán a abordar problemas de la sociedad, casi el 25% reconoció que esos avances serán los más preocupantes en la próxima década y que el avance de las máquinas implica riesgos como el desempleo.

Finalmente, un 45% de los trabajadores del sector tecnológico opinó que la industria requiere mayores regulaciones.

 

Deja tu comentario

comentarios