LETES 2020: SI NO HAY OFERTAS PRIVADAS, LA ANSES COMPRARÍA PARTE DE LA EMISIÓN

Será la primera refinanciación de títulos de corto plazo que vence el año que viene. El Gobierno precisa estirar los vencimientos de deuda.

El Gobierno se juega hoy una parada relevante: buscará refinanciar parte del vencimiento de Letes de esta semana hasta el 17 de enero de 2020. Por lo tanto, el presidente Mauricio Macri y su ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne, tomaron la decisión de “testear” al mercado para ver cuánto pide de tasa adicional por un título que vence en los primeros días del año próximo y que, por ende, debe ser pagado por la próxima administración, la que por estas horas no aparece claro de que signo político será.

Aunque habrá que esperar el resultado, en el mercado especulan que en caso de no haber interés de fondos privados, directamente será la ANSES quien compre parte de la colocación. Así se evitaría que quede desierta, lo que aumentaría el nerviosismo de los inversores. Ya hace dos semanas, cuando se colocaron Letes a diciembre fue la ANSES la que adquirió parte de la emisión, que totalizó los U$S 300 millones.

Esta nueva colocación es  un hito porque es la primera que se hace con vencimiento en 2020 (217 días de plazo) pensando en refinanciar deuda de corto plazo en dólares. De todas formas, ya hay un antecedente no menor porque hace dos semanas se colocaron Letes que vencen después del 10 de diciembre, es decir tras el recambio presidencial.

“El resultado de esta licitación es importante -indicó un informe de Balanz Capital- porque es la primera en vencer en 2020 y permitirá tener una referencia del rendimiento que exigirán los inversores para el próximo año”. Todo dependerá, sin embargo, del porcentaje que termine adquiriendo el sector público, que obviamente ayudaría a que el rendimiento no pegue un salto tan significativo.

En aquella oportunidad (con la Lete a diciembre), la tasa fue del 6,2% anual en dólares, cuando títulos que vencen dentro de la actual administración rindieron 4,5%. Se estima que los nuevo títulos a enero del 2020 podrían rendir arriba del 7% anual en dólares. El salto de rendimientos entre los títulos en dólares de cortísimo plazo y los que vencen a partir del año próximo es notable. El Bonar 2020, que vence en octubre del año que viene, tiene una tasa de retorno superior al 18% anual en dólares.

Además, para los  más conservadores habrá otra emisión de Letes en dólares de 105 días de plazo, con vencimiento el 27 de septiembre.

La coyuntura financiera

Ahora hay una serie de factores que podría jugar a favor del plan oficial:

1. El riesgo país tuvo una caída relevante, pasó de más de 1.000 puntos a 934 unidades. Esto significa que aumentó, al menos marginalmente, el apetito por activos argentinos;

2. Subieron las acciones en forma significativa. Solo ayer algunos papeles como Banco Galicia treparon más de 4% en Nueva York. En lo que va de junio la suba de las acciones superó ampliamente a la de sus pares de países emergentes;

3. Mejoró notablemente el clima financiero internacional. Las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos quedaron en un segundo plano. Incluso las amenazas de nuevos aranceles a México quedaron por el momento en la nada, aflojando las tensiones previas. Todo esto viene ayudando a los activos de riesgo; y

4. Los inversores por ahora no parecen más preocupados que antes por la marcha electoral. En algún punto, la decisión de Cristina Kirchner de designar a Alberto Fernández como candidato a presidente parece haber llevado cierta tranquilidad al mercado. Algunos perciben como una opción menos “radicalizada” que el kirchnerismo tradicional y por lo tanto con mayor capacidad de diálogo.

Las incógnitas

1. A cuánto ascenderá la demanda. En la anterior colocación fueron USD 300 millones y el resto a plazos más cortos. Ahora es posible que las propuestas sean por un monto bastante mayor; y

2. Cuál será la tasa que demande el mercado. Hay que ver hasta qué punto el Gobierno está dispuesto a convalidar un nivel de tasas mucho más alto que las colocaciones previas. Pagar rendimientos demasiado elevados incluso podría ser contraproducente, dando una falsa imagen de desesperación, para poder cumplir con el Plan Financiero.

Deja tu comentario

comentarios