WIMBLEDON TENDRÁ OTRA CLÁSICO A 11 AÑOS DEL “MEJOR PARTIDO DE LA HISTORIA”

Fueron cuatro horas y 48 minutos en un 6 de julio de 2008 que marcó para siempre el superclásico del tenis: Rafael Nadal venció a Roger Federer por 6-4, 6-4, 6-7, 6-7 y 9-7 y logró ganar por primera vez en Wimbledon, en la tercera final en fila que disputaban. En 2006 y 2007, el dueño de All England fue el suizo, pero aquella tarde de 2008 recordada por las interrupciones por la lluvia quedó para la posteridad. “Fue el partido más grande que haya visto nunca”, dijo John McEnroe. Al clásico no le faltó nada. Tuvo emoción, épica, nervios. Once años después, siguen dominando el tenis y vuelven a verse las caras. Este viernes (horario a definir), habrá otro Federer-Nadal en Londres. Y aunque hay récord favorable de 24-15 para el manacorí, la semifinal será un partido aparte. Televisará ESPN y se podrá ver online por la plataforma ESPN Play.

El de 2008 fue un encuentro con todos los condimentos necesarios para convertirse en el mayor clásico de la historia: Federer era el número uno del mundo, no perdía en Wimbledon desde 2002 y buscaba su sexto título consecutivo. Nadal, que hasta ese día había conquistado cuatro trofeos en Roland Garros y había vapuleado al suizo un par de meses atrás en el Philippe Chatrier, era subestimado y sufría las críticas por no poder trasladar su hegemonía más allá del polvo de ladrillo. Era la tercera final consecutiva entre los paradigmas de dos estilos antagónicos en la Catedral, el escenario más emblemático del circuito.

Federer-Nadal, capítulo 40

El clásico ya estaba servido. Poco antes Federer se deshizo de Kei Nishikori para convertirse en el primer tenista en lograr 100 victorias en el mismo Grand Slam. El suizo comenzó muy mal en el primer set, pero sin duda lo dejó atrás para seguir en liza en busca de su noveno Wimbledon. Con saque y la subida efectiva y letal a la red, el de Basilea cambió el guion.

La reacción fue un 6-1 en el segundo set. El japonés no supo inquietar al resto, mientras el campeón de 20 ‘grandes’ rompía en el séptimo juego para llevarse el tercer parcial. Nishikori volvió a sufrir el ímpetu de su rival, con bolas de ‘break’ en contra en cada saque, hasta que Federer terminó viendo el camino en el noveno juego de sentenciar su remontada a paso de récord.

Nadal, por su parte, derrotó al estadounidense Sam Querrey firmando su billete para las semifinales de Wimbledon. Nadal, de 33 años, necesitó dos horas y seis minutos para imponerse al número 65 del mundo por 7-5, 6-2 y 6-2. “Es difícil imaginar estar otra vez en esta situación”, jugando contra Roger, “aquí en Wimbledon, después de tanto tiempo”, afirmó el español.

Será el 40 duelo entre Nadal y Federer, el primero en césped y en Wimbledon desde que Nadal ganara el partido de 2008 para levantar el primero de sus dos títulos en el All England Tennis Club (2008 y 2010). Después de ganar su 12° Roland Garros, el español (18 ‘grandes’) está más cerca que nunca de Federer y la carrera de leyendas parece ya un maratón que no termina, a sus 33 y 37 años.

 

Deja tu comentario

comentarios