BULLRICH DEFENDIÓ AL POLICIA QUE PATEÓ Y CAUSÓ LA MUERTE DE UN HOMBRE

La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, defendió este miércoles al policía de la Ciudad que pateó y le causó la muerte a un hombre que entorpecía el tránsito en el barrio porteño de San Cristóbal, al asegurar que el agente “estaba protegiendo a los ciudadanos” porque la víctima portaba un cuchillo.

“El policía lo quiso reducir, no lo quiso matar. Estaba protegiendo a los ciudadanos de una situación amenazante, ese es el marco general que hay que plantear”, señaló Bullrich.

En diálogo con radio La Red, la funcionaria dijo que “no se puede mirar el video (del hecho) sin entender el contexto” e insistió en que la víctima “estaba generando una amenaza”.

El cuchillo es una de las armas más peligrosas que puede tener una persona, porque si uno se acerca lo pueden matar. La situación fue tratar de que esa persona no siguiera en una actitud agresiva, con una metodología que evidentemente no es la mejor. La mejor hubiera sido que ese policía tuviese un arma adecuada para esa circunstancia, como una taser. En este caso tuvo que usar su cuerpo y tuvo un desenlace lamentable, que sin dudas el policía no buscó. No sacó su arma de fuego”, agregó.

Y amplió: “Tenemos el famoso caso del turista norteamericano herido por un cuchillo y si uno mira las estadísticas hay muchas muertes por cuchillos”.

En la misma línea, la ministra dijo que se trata de “una situación compleja, pero que se entiende en el marco de situación de agresividad y de conmoción de una persona que estaba agrediendo y que podía usar su cuchillo contra cualquier ciudadano”.

Ante la consulta de si el agente actuó de acuerdo al protocolo, Bullrich dijo que de acuerdo a lo que le manifestaron y “dentro de una circunstancia donde no tenía otro arma de menor capacidad letal que una de fuego, utilizó su cuerpo, con la mala suerte de que la persona golpeó mal su cabeza contra el piso y murió”.

Cuando un policía hace una acción para terminar una amenaza, hace lo correcto. Esta era una situación de amenaza clara: la persona que llama al 911 explica que la estaban amenazando con un cuchillo. Estamos frente a una situación de una persona que podía generar violencia. ¿Qué pasa si mataba a alguien y había un policía al lado? Cuando la Policía cumple su deber, hay que protegerla”, sentenció.

La situación procesal

El policía detenido pidió su excarcelación y la jueza a cargo de la causa resolverá este miércoles si lo libera o lo deja detenido, informaron fuentes judiciales.

El planteo de excarcelación fue presentado el martes por la tarde por la defensa del oficial inspector Esteban Armando Ramírez, luego de ser indagado por la jueza en lo Criminal y Correccional 8, Yamile Susana Bernan, por la muerte de Jorge Martín Gómez (41).

Ramírez quedó imputado por “homicidio preterintencional”, un delito excarcelable, ya que prevé una pena de entre uno y tres años de prisión y reclusión de hasta seis años.

El artículo 81 del Código Penal, en su inciso b) contempla esa pena a quien “con el propósito de causar un daño en el cuerpo o en la salud, produjere la muerte de alguna persona, cuando el medio empleado no debía razonablemente ocasionar la muerte”.

Es que en el caso de Gómez, la autopsia determinó que la causa de muerte fue el traumatismo craneoencefálico que padeció cuando, luego de recibir la patada policial, cayó de espaldas y golpeó su cabeza contra el asfalto, lo que le produjo una fractura en el cráneo.

Voceros judiciales indicaron que la jueza Bernan le corrió vista a la fiscal Ana Yacobucci para que opine sobre si el policía debe o no ser excarcelado, y luego del mediodía tomará una decisión.

En su indagatoria, donde fue asistido por el abogado Raúl Alcalde, el oficial Ramírez reconoció ser el efectivo que las imágenes de una cámara de seguridad que se difundieron públicamente lo muestran pegando una patada a Gómez.

“Dijo que sabía que el hombre estaba armado y que su intención fue sólo reducirlo”, contó una fuente judicial.

Al expediente se incorporó otra secuencia de video que registró lo ocurrido momentos antes a la patada y a metros de distancia de dónde Gómez quedó tendido tras recibir el golpe, cuando impedía el paso de un colectivo 57 y se lo ve empuñando un cuchillo.

Tanto ese cuchillo como un gancho doblado y un destornillador, fueron secuestrados por Gendarmería -fuerza que lleva las actuaciones por haber policías implicados-, como los elementos que tenía en su poder Gómez.

Fuente: Clarín.

Deja tu comentario

comentarios