EL AMIGO DE TEVEZ QUE PINTABA PARA CRACK Y TUVO UN TRÁGICO FINAL

La serie Apache, producida por Netflix, hace una recorrida por la vida de Carlos Tevez. Pero además cuenta la historia Darío Coronel, el mejor amigo de Carlitos que llegó a jugar en las Inferiores de Vélez y tuvo un final trágico a los 17 años…

En la seria se llama Danilo Sánchez y le dicen “Uruguayo”. Su nombre real era Darío Coronel y lo apodaban el Guacho o Cabañas, por su parecido con el ex delantero paraguayo de Boca.

Carlos y Darío se criaron juntos en el Nudo 1 del Fuerte Apache. Eran inseparables, como hermanos. Fueron a la misma escuela y compartieron la canchita de tierra del barrio, la categoría ’84 de Santa Clara y de All Boys (“De las mejores en la historia del Baby”, como la catalogaban).

El Guacho usaba la 10, y Carlitos, la 9.

A los 11 años se fueron a probar a Vélez. La primera experiencia de ambos en cancha de 11. Cabañas quedó; el Apache, no, y siguió su camino en Boca. Darío jugaba de 8, era el capitán de su equipo y los entrenadores decían que “pintaba para Selección” e, incluso, que “prometía más que Carlitos”.

Le decían Guacho porque era huérfano. Y su vida pegó un vuelco por las malas amistades y las adicciones. Algunos hasta afirmaban que iba al club drogado. Esa promesa de crack que comenzó a tener problemas con las drogas, empezó a robar y terminó en varios institutos de menores.

Ya no iba a los entrenamientos y por más que en Liniers intentaron ayudarlo, después de un supuesto robo a los compañeros, decidieron dejarlo libre.

Sin el fútbol, el Guacho se convirtió en el líder de los Backstreet Boys, una banda de delincuentes muy pesada del Fuerte Apache (asaltaban bancos y bingos de Capital y Provincia).

Tras robar el Bingo de Ciudadela, Darío intentó escapar y perderse por los pasillos del Fuerte, pero fue rodeado por la Policía antes de conseguirlo. Ayudó a algunos amigos a subir un paredón. Ellos huyeron. El quedó último, varado. La Policía Bonaerense se la tenía junada por haber asesinado a un efectivo hacía un tiempo. “Antes de que me mate la Policía, me mato”, era el lema de los delincuentes… Ese día, con 17 años, mientras Tevez disputaba el Mundial Sub 17 en Trinidad y Tobago, el Guacho se voló la cabeza.

Deja tu comentario

comentarios