NEUQUÉN: 2000 FAMILIAS OCUPARON TIERRAS RECLAMANDO VIVIENDAS DIGNAS

Hace casi 20 días que los terrenos se encuentran ocupados. Representantes de la toma le exigieron al Gobierno provincial “un barrio planificado” con servicios básicos.

Techos y paredes hechos con tablones de madera y chapas; lonas sostenidas en sus extremos por postes, simulando ser casas cuando son el reflejo de la extrema vulnerabilidad que sufren cientos de familias que desde hace casi 20 días ocupan terrenos privados y fiscales de la provincia de Neuquén exigiendo una solución al Gobierno provincial a su problemática habitacional y en un clima de tensión con la Justicia ante el inminente desalojo.

Fueron 400 personas las que comenzaron a ocupar terrenos a fines de enero. Con el correr de los días ese número se quintuplicó; hoy son al menos 2000 familias las que se encuentran sobre una de las calles de la Autovía Norte y sobre Casimiro Gómez, en los accesos a la ciudad de Neuquén.

Los ocupantes ya concretaron tres reuniones con la fiscalía y funcionarios provinciales y municipales, sin embargo la negociación va a paso lento. Los voceros de la toma pidieron al gobierno el envío de alimentos, agua potable y atención a las personas en vulnerabilidad, que según se informó serían unas 300 familias. Por su parte, el Estado evaluó avanzar con un relevamiento de las personas que se encuentran en dicha situación para proceder con soluciones específicas.

El pasado 4 de febrero se dictó una orden de desalojo, que hasta el momento se encuentra paralizada debido a las distintas instancias de negociación que se fueron llevando a cabo. Por lo pronto, desde el lunes la fuerza de seguridad se encuentra impidiendo el ingreso de materiales que podrían ser utilizados para avanzar con la ocupación de terrenos.

En una de las reuniones con funcionarios, los representantes de las familias propusieron “un barrio organizado” , y si es posible “que sea en el lugar donde estamos”, ya que “es más fácil que cambien de terreno unos empresarios que se trasladen dos mil familias”, sostuvo uno de los voceros de la toma, según indicó Cadena 3. Están abiertos a aceptar una reubicación, siempre y cuando se trate de “algo concreto”, agregaron.

“Basta de esperar, de o comes o alquilas, basta de que se niegue el acceso a la tierra. Sabemos que no se debe actuar así pero hay derechos que son conquistas sociales”, declaró y agregó que la toma “no se puede ver como vecinos usurpadores, hay un contexto social, más de 70 mil familias en Neuquén necesitan vivienda. No es una toma más, queremos un barrio planificado, tener servicios, construir nuestras propias viviendas”. Luego le reclamó al gobernador Omar Gutiérrez “que no mire para otro lado”.

Días atrás el jefe de Gabinete provincial, Sebastián González, manifestó que el Gobierno “repudia” las recientes usurpaciones, y que “hay instigadores que están detrás” a los que se está buscando identificar para iniciarles “causas penales”. “La usurpación de tierras es una acción ilegal, un delito que evidencia un intento de lucrar con la necesidad de la gente”, agregó el funcionario neuquino quien discriminó entre “los que tienen necesidades básicas en materia de viviendas y los que están siendo oportunistas”. Además alertó que en las tierras tomadas “hay situaciones de riesgo y seguridad, porque hay gasoductos, oleoductos y pozos activos”.

Ante la postura del Ejecutivo provincial, Emanuel López habló ante el resto de los integrantes de la toma: “Van a venir a reprimirnos, compañeros. Nos van a cagar a balazos. Si alguno tiene miedo, está asustado, y se quiere ir, este es el momento. Solamente que se queden los que están convencidos; prefiero ir al frente con 10 convencidos que con 100 que me dejen a pata ante el primer tiro que revoleen”, sostuvo el referente quien llamó a ser cautos: “Que sea el gobierno el que arroje la primera piedra, no nosotros, estemos atentos, nos quieren provocar. Ya sabemos lo que están dispuestos a hacer”.

Además este miércoles hubo un encuentro entre los beneficiarios de los lotes ocupados y representantes del Foro de la Meseta -organización que desarrolla loteos sociales-. Solicitaron una reunión con el intendente Mariano Gaido y con el gobernador Gutiérrez en busca de una respuesta a la tensa discusión. “Nosotros no queremos pelearnos entre necesitados, pero tampoco queremos que nos dejen sin el sueño de la casa propia, que empezamos a cumplir con este proyecto”, comentó Lorena Troncoso, coordinadora del Foro de la Meseta al portal Río Negro.

En el medio están las posturas políticas. Desde el Frente de Todos sugirieron una mesa de diálogo ya que consideran que el desalojo “no es la solución”; mientras que desde Juntos por el Cambio sostienen que si no prospera el diálogo habrá que sacar a la gente.

Deja tu comentario

comentarios