LOS ARGUMENTOS DEL FALLO QUE SALVÓ A MENEM

Un delito no probado, las vueltas de la propia Justicia y la falta de pruebas sobre el ex presidente, eje central de la resolución que agitó el mundo de la política y benefició al ex Presidente.

La culpa fue solo de la Justicia, dijo un juez. “Para todo lo que se debió probar, el tiempo pasó de largo”, acotó su colega. El ex Presidente pudo no saber que, a sus espaldas, contrabandeaban armas a Croacia y Ecuador, opinó el tercero. Con estos argumentos,un fallo absolvió al hoy senador Carlos Menem y dejó en la nada su condena a siete años de cárcel.

Lo único que ahora podría revertirlo es que la Fiscalía pida que la Corte Suprema de Justicia dé vuelta esta decisión. El año pasado -cuando habilitó la candidatura de Menem a senador- el máximo tribunal ya se había quejado de los tiempos de la causa.

Ahora, por mayoría, la Cámara Federal de Casación Penal sostuvo que se habían vencido todos los “plazos razonables” para poder administrar justicia sobre Menem y otros imputados. Se cuestionó directamente a los tribunales anteriores por cómo tardaron 27 años en esclarecer esta causa que conmovió a la sociedad. Sin embargo, el fallo no impulsa ninguna investigación en el Consejo de la Magistratura por los responsables de esas demoras.

En el criterio mayoritario de Casación razonaron de esta manera: “Los hechos juzgados datan de los años 1991 y 1995 y llegado el último tramo del año 2018 aún no ha recaído sentencia firme. Es decir que tomado de su extremo han transcurrido más de 25 años –que es más del doble de tiempo, por ejemplo, de la prescripción de un homicidio- sin que las autoridades estatales hayan emitido un pronunciamiento definitivo sobre el asunto sometido a su conocimiento”. Eso afectaba las garantías del derecho de defensa a ser juzgados en un tiempo lógico y por lo tanto todos los implicados debían ser absueltos.

El fallo, sin embargo, llegó en momentos en que solo se esperaba una revisión que confirmara la condena y dejara a Menem, a sus 88 años, a tiro de un pedido de desafuero para su detención. Precisamente, un debate que ocupa ahora la interna del gobierno de Mauricio Macri por las declaraciones del ministro de Justicia Germán Garavano sobre una eventual prisión preventiva de la ex presidente Cristina Kirchner que desataron la furia de la diputada Elisa Carrió.

No es un dato al pasar que el caso de Menem sirvió como espejo para Cristina Kirchner cuando reclaman su detención. Ex presidentes, sospechados por corrupción en varias causas y con fueros como senadores. Menem tiene otra condena por la causa sobresueldos (que habrá que ver si es confirmada o no en Casación), dos juicios en marcha por el encubrimiento a la AMIA y por la venta del predio de la Rural y varias causas en estado embrionario, pero el caso de las armas fue crucial en su gobierno.

Primero por el escándalo político, internacional y mediático que implicó para Menem. Segundo porque lo liga a la explosión de la fábrica militar de Río Tercero que provocó la muerte de siete personas –expediente en donde también es investigado-. Y tercero porque el caso llevó a Menem a estar preso un año y medio después de dejar la Casa Rosada (no en la cárcel, por su edad, sino en una quinta de Don Torcuato).

Deja tu comentario

comentarios

También podría gustarte