JULIO DE VIDO Y LA TRAGEDIA DE ONCE: “MI PRISIÓN ES UNA DECISIÓN DE MACRI”

El segundo juicio por la tragedia ferroviaria de Once, que tiene a Julio De Vido como principal acusado, llega este miércoles a su instancia final, cuando se conozca la sentencia a cargo del Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4). Eso ocurrirá a las 14.30. Antes, el ex ministro de Planificación Federal dio sus palabras finales desde el penal de Marcos Paz, ya que el TOF aceptó el pedido de la defensa para evitar su traslado.

“Sé claramente dónde estoy y el motivo. Es una decisión política del presidente Macri expresada claramente en la apertura legislativa en 2016, pidiendo meses más tarde de manera pública mi detención, junto a su ministro de Justicia y alguna diputada, con la que hoy mantiene una disputa pública por el mismo tema de la prisión preventiva. Parece que, entre tantos arrepentidos, el ministro es uno más. Todo muy patético”, afirmó De Vido desde el penal.

En una de las salas del Penal de Marcos Paz, Julio De Vido se dirigió al TOF 4 que lo juzga hace más de un año en el marco del expediente conocido como “Once 2”. Por más de veinte minutos el ex funcionario leyó sus palabras finales. En el inicio, anticipó que se basaría en las “enseñanzas” que le dejaron sus “grandes maestros y conductores políticos, Juan Domingo Perón y Néstor Kirchner”.

En este contexto, insistió con que sufre una “perversa persecución política, mediática y judicial” de la que el juicio  “es una consecuencia directa”. Y especificó que “todo comenzó el 10 de diciembre de 2015” cuando el kirchnerismo dejó el Gobierno.

Con un fuerte contenido religioso, De Vido acusó a la justicia por su proceder así como también a la Oficina Anticorrupción (OA), organismo del Estado que se desempeñó como querellante en el juicio.

El ex ministro De Vido, en prisión por el delito de defraudación al Estado en la causa Río Turbio y señalado como organizador de la asociación ilícita de la recaudación de coimas de empresarios durante su gestión en Planificación, es juzgado junto a Jorge Gustavo Simeonoff– ex titular de la Uniren- por los delitos de descarrilamiento de un tren agravado por la muerte y lesiones de personas, además de defraudación contra la administración pública.

Así, el juicio se lleva adelante en los tribunales de Retiro bajo el mando de los jueces Pablo Bertuzzi, Néstor Costabel, María Gabriela López Iñíguez y Ana María D’Alessio, y transita sus horas finales: a las 14.30 se conocerá la sentencia sobre los dos acusados.

Previo a la lectura de la sentencia, el TOF 4 hizo lugar a las palabras finales. En primer término, se le otorgó el espacio a Gustavo Simeonoff -ex titular UNIREN-, quien decidió no hacer uso del mismo y solo agradeció “el buen trato” del tribunal. A continuación, desde el Penal de Marcos Paz, fue el turno de De Vido.

De campera color celeste, en tono pausado y sin despegar la vista de las páginas que de forma continua leyó, el ex titular de Planificación Federal reiteró que es víctima de una “persecución política que vengo sufriendo desde diciembre de 2015”.

De Vido recordó que si este juicio se llama “Once 2” es porque hubo uno antes que durante el cual “nunca” fue mencionado“. “Pero en la última frase de la sentencia, poco tiempo después del discurso de Mauricio Macri en el Congreso, se incorpora mi nombre”, explicó.

En este sentido, acusó a Macri de haber “ordenado” que se lo incluya en el expediente y le dio a esto un “carácter político” y recordó que el juicio “comenzó pocos días antes de las elecciones legislativas de 2017”. Posteriormente, cargó con dureza contra la OA: expresó que el organismo que conduce Laura Alonso tuvo un “rol ruin, miserable, agraviante, tendenciosos, falso y mentiroso como oficina del Poder Ejecutivo” y dijo que su directora era una “funcionaria inepta que está investigada por corrupción”.

En otro momento de su defensa final, De Vido aseguró que se apoyó en su “fe religiosa” porque “era la única forma” de acercarse “a la paz, a la serenidad y al ejemplo que necesitaba ante tanta vileza e injusticia para poder fundamentar estas, mis últimas palabras en este juicio”.

Bajo esta línea, comparó su situación con la de Jesús cuando fue detenido “en el Monte de los Olivos” y entregado “por dos testimonios falsos“. También hizo referencia al Evangelio según San Juan y relacionó el proceso que vive con “aquel juicio falso donde juzgaron a Jesús”.

En esa instancia una mención a los familiares de las víctimas de la Tragedia de Once.  Dijo que ellos necesitan “justicia para obtener paz,  si no hay justicia no habrá paz para ellos y si ellos no la tienen no la tendremos ninguno de todos los presentes“. Y concluyó: “Más temprano que tarde, si no lo hacen los hombres, el Señor lo hará, alabado sea su nombre”.

Fuente: Clarín.

Deja tu comentario

comentarios

También podría gustarte