SUPERLIGA: UN BOCA ALTERNATIVO RECIBE A TIGRE, PERO CON LA MIRA EN RIVER

La ansiedad no se puede controlar, pero los compromisos por la Superliga de este sábado tendrán ocupados a Boca y River mientras esperan por la final de la Libertadores. Y en el equipo del Mellizo hay varios apellidos que se juegan un premio grande: de su nivel depende la participación o no en la definición de la Copa.

La vuelta de Edwin Cardona a la lista de citados es algo más que una chance para el colombiano. Sabe que necesita brillar para que la mirada de Guillermo lo ponga nuevamente entre las opciones para una definición por demás especial. Además de su bajo nivel, lo que se cuestionó del cafetero fue su poca actitud para jugar en el duelo con Gimnasia. Ahora tiene la oportunidad de reivindicarse. Su calidad, su pelota detenida o sus variantes ofensivas pueden ser una llave al triunfo ante River en una final, pero antes tiene que convencerse él y hacer lo propio el entrenador.

Pero hay más apellidos de peso. Por ejemplo Carlos Tevez, quien tampoco se mostró con ganas en La Plata y ni siquiera entró unos minutos en Brasil frente a Palmeiras. Imaginarse a Carlitos afuera del banco en una final contra River, pero esta instancia no está para regalar ningún detalle. Lo mismo corre para Fernando Gago, quien entró en el último tercio del juego en tierras paulistas. Ambos, por trayectoria, corren con ventaja ante el resto.

Las citaciones de Mauro Zárate y Darío Benedetto para el juego con Tigre responden a dos lecturas. La primera, que los titulares para el DT hoy son Villa y Ábila, quienes fueron titulares en Brasil. Pero también, que Guillermo los quiere con ritmo de competencia por si los necesita en las finales. Ambos ingresaron en la segunda etapa contra Palmeiras y aportaron lo suyo para el equipo.

Con Lucas Olaza, Cristian Pavón (terminó con una sobrecarga muscular en Brasil y será preservado el fin de semana) y Nahitan Nandez al límite de amarillas (si son amonestados en la ida no podrán jugar la vuelta), la lupa sobre las tareas de Emmanuel Mas y Agustín Almendra serán más exigentes. Ellos podrían ser la variable y rueda de auxilio por una eventual baja.

Con la Superliga en un tercer plano, la Bombonera también jugará su partido. El grito de guerra en la antesala de la primera final servirá de termómetro y el aliento entusiasta buscará fortalecer el espíritu de un equipo que es consciente de lo que tiene por delante.

En la intimidad, el cuerpo técnico reconoce que enfocarse en este partido será difícil, pero también que no hay que quemar energías de antemano. Por eso buscará concentrar al plantel de aislarse lo máximo que se pueda del contexto. Muchos saben que se juegan su lugar nada menos que en la mega final de Copa.

Por su parte, Tigre está acuciado por su bajo promedio. Su situación se torna cada vez más complicada con la permanencia si no suma puntos. Una sola victoria en sus úúltimas seis presentaciones sabe a poco y por eso intentará potenciar sus cualidades para dar la sorpresa en un reducto en donde ganó por última vez 3-2 en el torneo Apertura 2008.

Deja tu comentario

comentarios

También podría gustarte