ESTIMAN QUE LA POBREZA SUBIRÍA 7 PUNTOS ESTE AÑO Y LLEGARÍA A 33%

La diferencia entre la evolución de los salarios y el costo de la Canasta Básica Total (CBT), que ya superó los 20 puntos, mostrará un impacto sobre el poder adquisitivo de los sueldos y, por consecuencia, en los índices de pobreza. Las primeras estimaciones privadas reflejan que entre fines de 2017 y 2018 la pobreza habrá aumentado un 7%.

Las líneas que determinan la pobreza y la indigencia en la Argentina se movieron más rápido que los índices salariales de los empleados en blanco y a mayor velocidad que la inflación general.

Para ejemplificar, en los 12 meses de distancia entre septiembre de 2017 y el mismo mes de 2018, la Canasta Básica Total (que además de alimentos incluye educación, salud, transporte y vestimenta) se encareció 46%, la inflación lo hizo 40,5% y el sueldo promedio de los trabajadores estables (el índice Ripte) avanzó 24,8%Los salarios, entonces, pierden la carrera por casi 22 puntos contra la CBT.

Esta brecha, estiman los economistas, impactará directamente en el poder de compra de las remuneraciones y, por consecuencia, llevará a más gente hacia la pobreza. Este año representará la mayor caída del salario real desde 2002, tras la crisis económica.

Una simulación realizada por el doctor en Sociología Daniel Schteingart concluyó que por cada 2,5 puntos que cae el salario, la pobreza sube un punto. De esta manera, ante un escenario de pérdida de peso de los ingresos de entre 15 y 18 por ciento, tal cual es su cálculo, el incremento de la pobreza sería cercana a 7%.

“La próxima medición de la pobreza, que se va a conocer en marzo, va a corresponder al segundo semestre de este año. Ahí no se va a notar tanto el deterioro porque de los dos trimestres que incluye, el tercero y cuarto, el último fue el de mayor impacto. El peor período para el índice va ser entre octubre y marzo“, explicó Schteingart ante este medio.

El impacto de la pérdida de poder de compra del salario en las mediciones de pobreza. (Fuente: Daniel Schteingart)
El impacto de la pérdida de poder de compra del salario en las mediciones de pobreza. (Fuente: Daniel Schteingart)

El último indicador de pobreza publicado por el Indec, que fue presentado por el propio presidente Mauricio Macri, marcó para mitad de año un 27,3%. A fines de 2017 el porcentaje había sido de 25,7%. De acuerdo entonces a la proyección de Schteingart, la próxima medición, que se conocerá en marzo, reflejaría una cifra cercana a 33%.

Por su parte, para Lucía Pezzarini, economista de la consultora LCG, “la pérdida de poder adquisitivo va a impactar de forma negativa en la pobreza, pero no va a ser el sector de trabajadores registrados el que lo explique”. Es decir, estas personas no son las que van a caer en la pobreza. “Una comparación más correcta sería con los trabajadores informales que por tener, en promedio, salarios más bajos, son más propensos a caer bajo la línea de pobreza“, dijo.

Para el Gobierno nacional el impacto en los salarios va a ser evidente este año, pero también estiman que entre las cláusulas gatillo y el bono de fin de año para el sector privado más el plus paritario para el sector público amortiguarán ese golpe.

“Las medidas para contrarrestar el aumento de la pobreza son las que ya se tomaron, como el refuerzo de la Asignación Universal por Hijo en septiembre y diciembre. Si bien los salarios este año perdieron en general aunque no en todos los casos, el año que viene se van a recuperar“, consideraron desde el Ministerio de Hacienda.

La propensión mayor de los trabajadores no registrados a caer bajo la línea de la pobreza responde además, según Pezzarini, a que quedarán afuera de estas sumas extra de fin de año: “Según Indec, a agosto los ingresos de trabajadores no registrados crecieron apenas 18% (la mitad de lo que crecía la Canasta Básica Total en ese mes)”.

“Y son más propensos porque no serán beneficiarios ni del bono de fin de año ni de la reapertura de paritarias que ya están teniendo algunos sectores. Mitigar el impacto dependerá entonces de las transferencias extraordinarias que disponga el gobierno a fin de año, por ejemplo bono AUH o jubilados”, concluyó.

Deja tu comentario

comentarios

También podría gustarte