“ESTAMOS TRANQUILOS CON LA SEGURIDAD PARA EL G-20”

A pocos días del inicio de la cumbre, el canciller habló sobre la importancia del evento, se mostró confiado en la capacidad para alcanzar consensos entre los líderes mundiales y elogió a Macri: “Su liderazo le dio esta oportunidad al país”.

Nos atiende en la gran salón de reuniones que está junto a su despacho, con vistas al señorial Palacio San Martín. Se disculpa por un breve retraso y pide ir directo a la entrevista para cumplir con sus innumerables compromisos.

Sin embargo, no está intranquilo ni ansioso. A días del evento internacional más importante que jamás se realizó en el cono sur, el canciller Jorge Faurie se muestra confiado de los resultados en materia de organización y seguridad, y también en la capacidad de la diplomacia global para limar las severas diferencias de los más importantes jugadores mundiales en materia comercial y lo que él denomina la “agenda del futuro” del clima, el trabajo y la tecnología. Cultor de un bajo perfil, no se anima a pensar que su gestión quedará para siempre marcada por la cumbre de presidentes y jefes de Estado del G20 que se desarrollará entre el 30 de noviembre y el 1º de diciembre en Buenos Aires. Prefiere poner en el centro la figura de Mauricio Macri: “su liderazgo humano y dialoguista es el que le dio a la Argentina la oportunidad de ser invitada al gran baile del mundo, bajemos a escena con la mejor luz posible”.

“El G20 es un mecanismo de diálogo que reúne a los principales países, hay algunos que dicen a las principales potencias, porque está resumido el 85 por ciento del producto bruto internacional, el 80 por ciento de de la geografía y de la población mundial. Por lo tanto, todas las decisiones, que no son mandatorias, sino por coincidencias, adquieren un efecto sistémico, porque lo que el conjunto de las más grandes economías decide llevar adelante repercute en el conjunto de la escena internacional. Por eso, para la Argentina es una oportunidad impresionante. Por un lado, es impresionante desde el punto de vista de que es el evento más relevante de política internacional, pero también lo será en la vida de cada uno, porque será el más importante en toda su historia”.

Cómo usted sabe, Argentina es parte desde el inicio de este mecanismo que nació como una vertiente estrictamente económico-financiera, pero a partir del 2008 se hizo la ampliación hacia otro tipo de temáticas. En todas ellas hemos estado participando tratando de hacer un aporte constructivo. Pero en el 2016, cuando la Argntina plantea la posibilidad de ser anfitrión, lo que recibimos es un voto de confianza de este 80% de la economía internacional que dice que sí, que es muy bueno que lo haga la Argentina, un país del sur, un país que está en América Latina, un país que está haciendo reformas estructurales y que tiene un líder en su país y en su región que va a llevar una mirada diferente.

Nosotros hemos preparado esta cumbre del G20 adoptando todas las medidas posibles para que tenga un muy buen desarrollo. Fue así como se hizo la conferencia de la Organización Mundial del Comercio, cuando había preocupación de que Buenos Aires se transforme en nuevo Seattle veinte años después, y nada de eso ocurrió. La reunión tuvo un desarrollo muy armónico. Del mismo modo, en este G20 nosotros nos hemos preparado para una reunión de enorme envergadura durante más de un año y medio. En materia de seguridad hemos tomado los recaudos.

Hay gente que querrá hacer explotación de estos hechos con intereses políticos de poca monta, pero la mayoría creo que va a percibir que esta es una oportunidad para que los argentinos nos presentemos lo mejor posible. Por otro lado, desde el punto de vista de la organización, se realizaron más de cincuenta reuniones de nivel ministerial en distintas ciudades del país que transcurrieron de una manera impecable, con contenido y muy buena organización. Las cosas están preparadas para que esto tenga el mejor desarrollo posible y que los argentinos demostremos que podemos ser buenos anfitriones, aunque no pensemos igual, pero que sí podemos vivir en libertad y democracia, llevar nuestras diferencias con altura.

Deja tu comentario

comentarios

También podría gustarte