“Era el debut y había que presentar a la banda: la tapa tenía que tener impacto. Yo venía trabajando en ilustraciones de rock desde que estaba en la Cofradía. La producción fue muy artesanal porque ese era nuestro modo de vida: vendíamos remeras, cosas de cuero. Yo en esa época estaba haciendo experiencias con chorreaduras abstractas que, además, eran fáciles de reproducir: pasamos un rodillo con tinta de grabado y aplicamos serigrafía con las letras en plasticola de color. Estuvimos una semana armando las tapas. Eran brigadas de trabajo, un término que se coló de la izquierda cubana”, contaría años más tarde el artista plástico y diseñador gráfico Ricardo Cohen, más conocido como Rocambole.

La revista especializada Pelo, en su edición 241, publicaba antes del lanzamiento de Gulp!: “En pocos días más estará en la calle el álbum debut de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. El disco fue grabado durante los meses de noviembre y diciembre pasados (1984) en los estudios Tubal y será editado por el sello Wormo. La producción artística es de Poli y el arte de tapa fue realizado por Rocambole. Así se concreta un trabajo largamente esperado por los numerosos fans del grupo“.