EN ENERO, SUBIRÍAN LOS TOPES PARA QUE MENOS AUTOS PAGUEN LOS IMPUESTOS INTERNOS

Los impuestos internos a los autos dejaron de ser un gravamen para las unidades de lujo, tras la devaluación: la tasa que hace un año incrementaba 20% el precio de las unidades de 60.000 dólares para arriba, fue descendiendo peldaño a peldaño a medida que el peso se devaluaba y hoy afecta prácticamente a todos los vehículos cuyo precio al público supera los US$ 32.500, cerca de 1,3 millón de pesos. Ese límite aumentaría a unos US$ 50.000 dólares, $ 2.000.000

En poco menos de un mes, según estimaciones del mercado, esa vara será actualizada según la inflación de este año y muchos modelos que hoy están alcanzados con el impuesto interno quedarán afuera del gravamen. A partir de entonces, según anunció en septiembre el ministro Nicolás Dujovne, el monto a partir del cual se cobra esa alícuota será actualizado en forma trimestral.

Desde el Ministerio de Producción, donde se decide el precio a partir del cual rige la alícuota, guardan silencio sobre el tema. Entre las terminales y concesionarias estiman que el tope subirá entre 45% y 50% respecto a los 900.000 pesos (precio mayorista) que rige desde el 1º de enero.

La especulación de fabricantes y vendedores se basa en el criterio que aplicó el anterior ministro de la Producción, Francisco Cabrera, quien había utilizado como referencia el Indice de Precios al Consumidor del año anterior. Si el actual titular de Producción, Dante Sica, mantiene ese mismo criterio, deberá basarse en la inflación que sólo en los primeros 11 meses del año acumula un incremento de 43,9%.

El impuesto interno se aplica sobre el precio que declara la terminal automotriz, o el importador, sobre el valor del vehículo. Ese es el precio mayorista. Luego viene el margen de venta de la concesionaria, que es una zona no exenta de grises: según la marca, modelo y margen de la concesionaria, el precio final de una unidad de 900.000 pesos oscilar entre $ 1,2 y $ 1,3 millón.

Es por eso que un modelo como la Toyota SW4 hoy cuesta al público $1.290.000: en la automotriz japonesa optaron por vender ese modelo a un precio “topeado”, para evitar que sobrepase el límite que la encarecería un 20% (en realidad, el impuesto tiene su propia “inflación”, su incidencia llega a ser de casi 23% sobre el precio final). No es un dato menor que conseguir ese modelo a ese precio, hoy, es una misión casi imposible.

Las otras unidades de la Toyota Hilux, así como la totalidad de las pick up que se venden en el país, tanto nacionales como importadas, están exentas del impuesto, que se aplica únicamente a vehículos “de pasajeros”, como los autos tipo sedán, las SUV o las mini van.

Deja tu comentario

comentarios

También podría gustarte