KICILLOF: “NOS TRATARON DE ESCANDALOSOS Y LO QUE HICIMOS FUE GENERAR CONCIENCIA”

Con un total de 62.268 infectados por coronavirus a escala nacional, de los cuales 30.265 se encuentran en la provincia de Buenos Aires, quien se pronunció en la antesala a las nuevas medidas de aislamiento social, preventivo y obligatorio para el AMBA fue precisamente su gobernador, Axel Kicillof. 

“No es momento para andar tomando riesgo porque la curva ya creció lo suficiente para decir que la ocupación de un 1 o 2% más de las camas de terapia intensiva que nos quedan, se agota enseguida”, partió por señalar el mandatario tras visitar un centro de aislamiento en La Matanza.

En diálogo con C5N, Kicillof remarcó que “la (gente) que dice que ´no existe (la enfermedad), sigamos saliendo´ no creo que la encontremos si empiezan a desbordar los hospitales; no es para escandalizar pero sí para ser realista”.

“Ya todos empezamos a conocer en los círculos cercanos a un contagiado, a un internado, hay que tomar nota; parecía que no estaba (el virus) pero está, por eso hay que cortarla con reuniones sociales, con el matecito, porque termina a veces con la muerte”, comentó en este sentido.

De igual manera, reiteró que la cuarentena le permitió montar cerca de mil camas nuevas de terapia intensiva, “que si no las hubiéramos abierto hoy estaríamos muy cerca de la saturación del sistema (de salud pública)”.

“Nos trataron de escandalosos, de tratar de generar pánico, y lo que hicimos fue generar conciencia”.

A horas de que comience a regir un nuevo período de fuertes restricciones en la circulación de personas, el gobernador solicitó “salir lo mínimo indispensable, no hay que sacar a pasear el virus”.

Lo cierto es que Kicillof, junto al intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, visitó el centro de aislamiento instalado en el polideportivo Juan Domingo Perón de González Catán, destinado a casos sospechosos de coronavirus que no cuentan con condiciones para permanecer aislados en sus hogares mientras aguardan el resultado del hisopado.

Se refirió a la nueva etapa del aislamiento obligatorio: “En el AMBA esperamos que con estas restricciones más fuertes se empiece a reducir la velocidad de contagio”.

“Se ha comenzado a completar la disponibilidad de camas en nuestro sistema de salud y por eso se decidió pedirle a los y las bonaerenses que hagan un mayor esfuerzo y se queden en su casa”, detalló al respecto.

En último término marcó que “lo más responsable es tomar las decisiones que no pongan en peligro a otros, porque están en juego la salud y la vida”.

“No queremos generar miedo, sino conciencia para que todos piensen en el que está al lado. Por eso esperamos un alto nivel de acatamiento de esta nueva etapa de aislamiento, que nos permitirá tomar aire para ir hacia una nueva fase con más permisos”, cerró Kicillof.

Las instalaciones de ese centro permitirán alojar a los casos sospechosos sin diagnóstico confirmado, que solo permanecen allí mientras esperan el resultado del test. El lugar cuenta con 160 camas y personal médico que supervisará la evolución de los pacientes.

Deja tu comentario

comentarios