EL MERCADO LE BAJÓ EL PULGAR A LA ESTRATEGIA DEL GOBIERNO CON LOS BONISTAS

Economistas y ejecutivos afirmaron que, si hubiera un canje solo con el apoyo de un grupo pequeño de acreedores, sería otro fracaso del Palacio de Hacienda, con una adhesión del 30 al 40 por ciento; el ministro Guzmán sigue apostando a generar una “grieta” en Wall Street.

El Gobierno avanzará un par de casilleros si lanzara un segundo canje de la deuda con el apoyo de solo uno de los tres comités de bonistas, pero no podría salir del default y enfrentaría desafíos importantes para negociar con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y lograr que la economía se recupere en 2021.

Fuentes oficiales confirmaron a Infobae que en los próximos días se presentará ante la comisión de valores de EEUU (SEC) la nueva oferta para los bonistas, que podría rondar un valor de 53 dólares y que, juran, será la última, porque representa “el máximo esfuerzo”.

Luego de haber logrado el apoyo del comité de acreedores de la Argentina (que integran Gramercy, Fintech, Greylock y Hans Humes), el equipo económico se siente seguro para avanzar en su estrategia de “canjes parciales”.

Mientras tanto, los otros dos grupos, Ad Hoc y Exchange Bondholders, afirmaron ayer que esperan retomar el “diálogo constructivo” con el Gobierno, en tono imperativo y de queja.

Pero el equipo económico cree que ese muro de oposición se va a resquebrajar y algunos de los fondos que integran esos dos comités van a aceptar la oferta una vez que se lance el canje. “Al final del día esto es mercado y muchos, incluidos varios de ellos, van a decidir el 24 de julio a la mañana”, dijo un funcionario, en relación a la fecha de cierre del canje.

Mientras tanto, economistas y ejecutivos del sistema financiero indicaron a Infobae que el Gobierno cometerá un error si no logra un consenso mayoritario antes de lanzar la oferta, luego del masivo rechazo que cosechó el primer canje, superior al 80 por ciento.

Guillermo Mondino, socio de Morgador Capital, dijo: “Espero que no anuncien nada la semana que viene con la anuencia de solo un subgrupo de bonistas”.

“A la Argentina no le sobra capital político ni negociador para ir a otra experiencia de altísimo riesgo y donde todo indicaría que tendría, nuevamente, baja participación”, aclaró.

“Después del comunicado de los otros dos comités, es evidente que no hay conversaciones productivas y que, si presentan una oferta unilateral, por más que tenga el apoyo de un grupo, será probablemente otra demostración de haber dilapidado tiempo y esfuerzo”, expresó.

“No es el momento de filtrar emails confidenciales o de mandarse bravuconadas. Es el momento de trabajar, buscar consensos y construir algo que pueda dar algún tipo de resultado. La Argentina está en default y no necesita resoluciones muy parciales de la deuda que lleven a años de litigios y mercados cerrados. Necesitamos cerrar este tema para poder empezar a planear la poscuarentena, que tendrá desafíos mucho más grandes”, advirtió.

José Echagüe, estratega de Consultatio, dijo que “el gobierno está avanzando y evidentemente tomó el camino de que lo hará sin una propuesta de consenso. Cuenta con algunos grupos; los Exchange no está tan lejos y otros sí; la pregunta es si se siente cómodo para avanzar igual”.

Los riesgos no son los de la aceptación en sí, si no lo que venga después. La pulseada no se termina con la aceptación del canje, sino en los mil desafíos que tiene por delante, porque vamos a salir de la cuarentena en condiciones muy frágiles”, afirmó.

Además, indicó, “hay espacio para emitir a tasas baratas, porque el escenario que tenía el gobierno en la cabeza, el de Joseph Stiglitz y Jeffrey Sachs, no sucedió y ya a esta altura estamos bastante seguros de que no va a suceder, aunque haya rebrotes fuertes del virus en algunos países, porque los emergentes siguen emitiendo cada vez. Jugar a quedarse afuera de esta liquidez es una estrategia poco inteligente”.

El director de Eco Go, Federico Furiase, dijo que “si entra solo este comité más lo que meta UBS, se puede estar en una aceptación en torno del 30 o 35%, que sería una mala señal”.

Por esta razón, “creo que el gobierno debería mejorar la oferta y arrastrar más adhesión de globales para ir a un escenario de aceptación en torno al 45 al 50% en primera vuelta, que te permita tener expectativas de llegar a las cláusulas de acción colectiva en una segunda vuelta, en el marco de un acuerdo con el Fondo y de un programa fiscal y monetario consistente para la pospandemia”.

Un ex secretario de Finanzas dijo, en off the record, que “la estrategia parece arriesgada y no permitirá cerrar el tema; implicaría seguir en default en simultáneo con la necesidad de reactivar la economía”.

“La pregunta es, ¿a quién van a seguir los inversores, dado que los Exchange y el Ad hoc son los grupos mayoritarios. Porque, si no cierran con todos y quedan bonos en default, ¿qué va a pasar cuando Argentina vaya al FMI?”, aclaró.

“Con tantos frentes abiertos que tiene el Gobierno, debería llegar a un acuerdo, pero tienen su estilo”, se lamentó el ex funcionario.

Deja tu comentario

comentarios