CLAROMECÓ: “NO SOY UNA PERSONA VIOLENTA”, DIJO UNO DE LOS AGRESORES

Dos hermanos están acusados de golpear brutalmente a un joven, días atrás en Claromecó. Uno de ellos dijo que no se considera alguien “que salga a pelear”.

Horas después de entregarse en la Comisaría Primera de Tres Arroyos por el brutal ataque a un joven tras una fiesta clandestina en una playa de Claromecó, Ignacio Cozzi declaró ante la Justicia, desligó a su mellizo Lucio del hecho y se mostró arrepentido por lo que hizo.

“Estoy totalmente arrepentido del hecho, la verdad que me generó una angustia y un malestar tremendo, no soy una persona agresiva o que salga a pelear o a pegarle a alguien”, manifestó Ignacio Cozzi al ser indagado por la fiscal que investiga el ataque a Felipe Di Francesco.

Tras confesar haber sido el autor de la paliza que recibió el joven estudiante de Abogacía mientras juntaba la basura que había quedado después del evento, se lamentó: “Tengo una vida formada que con esto me la estoy arruinando, tengo una profesión”.

El ataque ocurrió en la madrugada del 27 de diciembre alrededor de las 6 de la mañana y se abrió una investigación horas después por la denuncia que presentó la víctima en contra de los hermanos rugbiers de 31 años, a quienes responsabilizó por la agresión. Los Cozzi se entregaron finalmente y fueron imputados por la fiscal Natalia Ríos por “lesiones graves”.

Por su parte, en la misma audiencia Lucio Cozzi negó haber participado de la pelea, aunque reconoció la existencia de una discusión previa con el hermano mayor de Felipe, Ramiro Di Francesco, cuando este les pidió que colaboraban con la limpieza de la playa.

En diálogo con La Voz del Pueblo, el abogado de los hermanos detenidos, Gustavo Giorgiani, consideró “desmedida” la detención de Lucio e Ignacio Cozzi, ya que el promedio de pena del delito de “lesiones graves” es de entre 1 y 6 años de prisión y no lo hace “detenible”.

“Hay una decisión hasta hoy, que respeto, pero no comparto, de que deben mantener un estado de detención hasta el juicio oral. Pero entiendo que, para pedir una excarcelación, sería más conveniente que se esclarezca el asunto a través de los testigos”, dijo el letrado.

Y concluyó: “Yo no comparto la decisión de detener, porque creo que es el primer caso en veinte años que tengo un imputado detenido por el delito de lesiones graves doloso privado de su libertad. Me parece un exceso. Porque cuando se detiene, no es para tenerlo 4 o 5 días, es para asegurar la prueba y que los imputados estén a derecho hasta el juicio oral. Por eso me parece una medida totalmente desproporcionada”.

La salud de la víctima
Guillermo Di Francesco, el padre de la víctima, señaló que su hijo ya se encuentra en su casa, pero con graves heridas en su cara por lo que tendrá que someterse en los próximos días a una operación: “Duerme prácticamente sentado porque tiene todos los huesos de la nariz rotos”.

“Eso es de asesino, es una palabra que suena tan horrible. Pero lo que hicieron con Felipe fue una barbaridad, no sé si por borrachos o por qué lo hicieron”, señaló el hombre en una entrevista radial.

(Fuente: TN)

Deja tu comentario

comentarios

También podría gustarte