REALIZARON LA PRIMERA REAPARICIÓN AUTOMÁTICA DE UN SATÉLITE EN ÓRBITA

La sonda MEV-2 (Vehículo de Extensión de Misión) ha viajado más de siete meses en órbita acercándose poco a poco a un viejo satélite de Intelsat de televisión para repararlo.

Dos empresas lograron un hito en la industria aeroespacial ayer cuando la pequeña nave espacial Northrop Grumman se acopló con éxito al satélite activo Intelsat para brindar servicio y extender su vida útil. Para repararlo en órbita, la sonda MEV-2 (Vehículo de Extensión de Misión) ha viajado más de 7 meses.

El satélite reparado es de televisión y es el IS-10-02. Tiene casi 18 años y está operando más allá de su vida útil. La nave espacial llamada MEV-2 le ha sumado otros cinco años de vida reabasteciendo el satélite y dándole un nuevo motor de control.

“El éxito de esta misión allana el camino para nuestra segunda generación de satélites de servicio y robótica, que ofrece flexibilidad y resistencia para los operadores de satélites comerciales y gubernamentales, lo que puede permitir clases de misiones completamente nuevas”, dijo Tom Wilson, vicepresidente de los sistemas espaciales estratégicos de Northrop Grumman en un comunicado.

La extensión de la vida útil de una nave espacial activa en órbita solo se había logrado antes con ayuda humana, como las misiones de mantenimiento del telescopio Hubble realizadas por astronautas de la NASA.

Lanzado en agosto de 2020 en un cohete, MEV-2 pasó los últimos meses viajando hacia el satélite. Luego, el MEV-2 coincidió con su órbita antes de acoplarse con éxito, al tiempo que proporcionó imágenes únicas del satélite a medida que se acercaba la nave espacial.

El satélite de Intelsat reparado fue lanzado en junio de 2004 y solo estaba previsto que estuviera en servicio durante 13 años, proporcionando servicios de comunicaciones de banda ancha a Europa, América del Sur, África y Oriente Medio. Este satélite se encuentra en una posición fija sobre la Tierra en lo que se conoce como órbita geosincrónica: decenas de miles de kilómetros arriba para proporcionar un área de cobertura lo más amplia posible.

Mercado de servicios de satélites y extensiones de vida de satélites hacia 2030

La misión MEV-2 se basa en el éxito de la misión MEV-1 del año pasado, que se acopló a un satélite Intelsat inactivo. Ese satélite estaba en una “órbita cementerio”, lo que significa que ya no estaba proporcionando servicios, pero MEV-1 lo restauró y movió el satélite a su posición.

La nave espacial MEV-2, aunque similar a MEV-1, llevó esa misión un paso más allá al acoplar y extender la vida útil de un satélite actualmente en servicio. Esto significa que había riesgos, dado que el IS-10-02 está prestando servicios a los clientes, incluido el suministro de servicios de televisión a más de 18 millones de hogares en Europa.

Según Northern Sky Research, una empresa de consultoría en la industria de los satélites, el mercado de servicios de satélites y extensiones de vida de satélites será de USD 3.200 millones durante la próxima década.

De acuerdo a datos de la consultora, existirá una demanda para dar servicio a más de 75 satélites hacia 2030. Así, las empresas y los gobiernos buscarán extender la vida útil de los satélites de órbita ecuatorial geosincrónica típicamente costosos, en lugar de lanzar reemplazos.

Intelsat es el operador internacional de satélites de telecomunicaciones, que proporciona diversos servicios de comunicaciones, incluidos telefonía fija y servicios de datos, transmisión y recopilación de noticias.

Deja tu comentario

comentarios

También podría gustarte