CRECE LA PREOCUPACIÓN EN AMÉRICA LATINA POR LA VARIANTE DELTA

Así como ocurrió en Europa y Estados Unidos, las autoridades sanitarias advierten que con el correr de las semanas la nueva cepa será la predominante en la región, donde ya hay “transmisión comunitaria” en Brasil y Paraguay.

En octubre de 2020 surgió en India la variante Delta del coronavirus, y rápidamente se extendió a más de 80 países. Al principio la Organización Mundial de la Salud (OMS) la calificó como “una variante de interés”, pero el pasado 15 de junio pasó a ser “una variante de preocupación”, como consecuencia de su mayor capacidad de contagios y letalidad. La rápida propagación de esa nueva cepa del COVID-19 encendió las alarmas en América Latina, donde cada vez son más los países afectados por la variante Delta.

Mientras la comunidad científica internacional continúa investigando esta cepa, la semana pasada la OMS citó dos estudios que advierten de la mayor peligrosidad de la mutación surgida en la India. Se trata de trabajos realizados por investigadores de China y Canadá, que aún no fueron publicados en una revista especializada.

Según el estudio canadiense, los riesgos para la salud con la variante Delta son significativamente mayores que con los primeros tipos de coronavirus: las posibilidades de hospitalización aumentan en torno al 120%, y las de necesitar cuidados intensivos son de alrededor del 287%. El riesgo de muerte asciende, por tanto, según los expertos, a más de un 137%.

Para el estudio de China, se examinó a personas que estaban en cuarentena tras haber tenido un contacto estrecho con un infectado con esa variante. La prueba PCR les dio positivo tras una media de cuatro días, en lugar de seis, como ocurría con las primeras variantes. Además, la carga viral resultó 1.200 veces mayor en la primera prueba positiva que en las variantes originales del virus.

“Esto sugiere que esta preocupante variante puede reproducirse más rápidamente y ser más contagiosa en las primeras etapas de la infección”, señaló la OMS, que estima que la variante Delta ya representa más de tres cuartas partes de los nuevos casos, por lo que predominará en todo el mundo en los próximos meses.

La nueva cepa ya es dominante en EuropaPor ese motivo, varios países volvieron a aplicar medidas de restricción para frenar la cadena de contagios. Francia, por ejemplo, estableció la obligatoriedad del pase sanitario para acceder a lugares de ocio y cultura.

Entre los países en los que la variante Delta está causando más del 75% de los nuevos casos de la enfermedad se encuentran India, China, Rusia, Indonesia, Australia, Bangladés, Reino Unido, Sudáfrica, Australia, Portugal e Israel. Sin embargo, en América Latina varias naciones comenzaron a reportar los primeros casos en los últimos días, y en algunas incluso ya hay circulación comunitaria como en los casos de Brasil y Paraguay.

A continuación, la situación sanitaria, país por país.

Brasil

El gigante sudamericano es uno de los países más afectados por el coronavirus desde el inicio de la pandemia. Con más de 19.700.000 casos, es la tercera nación a nivel mundial con más cantidad de infectados, y la segunda con el mayor índice de muertos, con 550.502La llegada de la variante Delta vuelve a encender las alarmas, y las autoridades ya adelantaron una posible nueva ola de contagios.

El primer caso confirmado con esta variante, que ya está presente en más de 120 países, fue el pasado 26 de abril. Desde entonces, y hasta la semana pasada, cinco estados habían registrado infecciones por Delta. Todos esos casos habían sido considerados eventos importados aislados. No obstante, un estudio conjunto de varias instituciones de salud pública de Brasil, encontraron la primera transmisión comunitaria a gran escala y la dispersión interestatal asociada.

Este lunes el Centro Estadual de Vigilancia en Salud de Rio Grande do Sul reportó “el primer caso de transmisión comunitaria” en la ciudad de Nova Bassano. Los especialistas hablan de “transmisión comunitaria” cuando ya no se puede detectar el origen concreto del contagio.

Hasta el 19 de este mes se contabilizaron en Río de Janeiro 74 casos de la variante Delta, del total de 97 notificados en todo el país, según datos del Ministerio de Salud. El sábado, las autoridades sanitarias de Río de Janeiro confirmaron los primeros fallecimientos a causa de la variante Delta en la metrópoli brasileña. “Es de esperar que la variante acabe convirtiéndose en la dominante en la ciudad”, advirtió el secretario de Salud de la ciudad, Daniel Soranz.

Alerta en Argentina y Uruguay

Luego de que se confirmara el primer caso de transmisión comunitaria en Rio Grande do Sul, el norte de Uruguay y el noreste de Argentina están en alerta al tratarse de una región fronteriza entre los tres países.

En el caso de Argentina, la titular de Migraciones, Florencia Carignano, informó este martes que hasta la fecha se han contabilizado en el país “45 o 46 casos” de la variante Delta, siendo todos los casos de personas “que tienen relación con algún viaje”, y que llegan en su mayoría procedentes de Europa o Estados Unidos. Esto implica que, por el momento, no hay en el país una transmisión comunitaria.

A fines de junio pasado, el gobierno de Alberto Fernández decretó un cupo máximo de pasajeros que pueden ingresar en vuelos internacionales, que inicialmente fue de 600 por día y que desde el día 10 de este mes se empezó a ampliar progresivamente hasta los 1.000, cifra que se mantendrá hasta el 6 de agosto.

Estas medidas –que restringen más aun las que ya rigen desde que irrumpió la pandemia, como la prohibición de acceso a extranjeros no residentes– generaron malestar en las aerolíneas, que se han visto obligadas a reprogramar vuelos, y entre los argentinos y residentes en el país que están en el exterior y quieren volver.

En tanto, el pasado 18 de julio el gobierno uruguayo confirmó la llegada de la variante Delta al país. De las 86 muestras analizadas en ese entonces, se detectaron 65 positivos de los que 26 corresponden a la variante Delta, 14 de Beta, 2 de Alfa, 1 de Lambda y las 22 restantes de la variante P-1, que actualmente es la que predomina en el país sudamericano.

“La Delta tuvo cuatro vías de ingreso desde cuatro países diferentes. La Beta sudafricana corresponde a embarcaciones de pesca y la de Alfa son dos casos que es un viajero y un camionero. Esto fue posible en virtud de hacer un seguimiento estricto de los viajeros y la secuenciación genómica de los pacientes”, enfatizó Daniel Salinas, ministro de Salud Pública.

Asimismo, descartó que haya circulación comunitaria de estas nuevas variantes porque todos los casos se encuentran aislados y se hizo el rastreo.

Paraguay

El Ministerio de Salud confirmó el viernes pasado los primeros seis casos detectados de la variante Delta. Las autoridades detallaron que los casos proceden de Asunción, la capital, y el departamento Central.

El fin de semana se confirmó que al menos uno de los que están infectados con la nueva variante no estuvo en el extranjero, por lo que se está investigando si hay circulación comunitaria en el país.

Guillermo Sequera, director general de Vigilancia de la Salud del Ministerio de Salud, indicó que a raíz de esto “existe alta sospecha de circulación comunitaria de la variante Delta”. Por ese motivo, remarcó la necesidad de seguir avanzando en el plan de vacunación para contener el impacto de la nueva cepa. Hasta el momento, sólo el 12% de la población recibió al menos una dosis.

Ante el gran avance de la variante Delta, el Gobierno incrementó las medidas para viajeros al imponer la realización de un doble test de detección y cumplir aislamiento de cinco días entre prueba y prueba. La orden entró en vigor el 21 de julio y se extenderá por 30 días, momento en el que volverá a ser analizada.

Ecuador

Este martes la ministra de Salud ecuatoriana, Ximena Garzón, indicó que el país ya suma 85 casos de la variante Delta. La mayor parte se encuentran en la provincia de El Oro, fronteriza con Perú. “El contagio comunitario es a nivel de la provincia de El Oro”, puntualizó.

La provincia de El Oro está desde el pasado 14 de julio bajo un estado de excepción focalizado. Otras provincias donde se han registrado casos de la variante Delta son Pichincha, Azuay, Cañar, Manabí y Guayas.

Garzón aclaró que, por el momento, no hay un contagio comunitario a nivel de país. Precisó, asimismo, que los tres casos reportados en Pichincha fueron detectados en el aeropuerto, por lo que de inmediato se procedió a desplegar las medidas de control y se evitó una propagación mayor del virus.

Perú

El Gobierno mantendrá suspendidos los vuelos comerciales con Brasil, India y Sudáfrica, por lo menos hasta mediados de agosto, para reducir el riesgo de propagación en su territorio de las variantes del coronavirus surgidas en esos países. Así lo estableció el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) mediante una resolución ministerial publicada este lunes en el diario oficial El Peruano.

En concreto, la medida extiende del 1 al 15 de agosto la suspensión de los vuelos de pasajeros provenientes de esos tres países, donde se ha registrado el brote de nuevas variantes de coronavirus, como medida preventiva para “evitar una posible importación masiva de casos de estas variantes que puedan propagarse en el Perú”.

Esta es la cuarta vez que el Ejecutivo peruano amplia la suspensión de estos vuelos, desde el pasado 15 de marzo.

Pero, a pesar de las precauciones tomadas para evitar la llegada de las nuevas variantes, actualmente el país ya tiene constancia de la presencia de cuatro de ellas. La dominante es la C.37, también llamada andina, pero asimismo circula la británica, la brasileña y, más recientemente, la Delta.

El ministro de Salud, Óscar Ugarte, confirmó el sábado pasado que en los últimos días se detectaron cuatro nuevos casos de la variante originada en India, con lo que se incrementa a 19 la cifra a nivel nacional. “La presencia de esta variante es un riesgo adicional de contagio mayor y aparición de una tercera ola, pero frente a eso tenemos mayor capacidad de respuesta en el primer nivel de atención”, señaló.

Deja tu comentario

comentarios

También podría gustarte