BAJA EXPECTATIVA EN EL GOBIERNO SOBRE EL TRATAMIENTO EN EL CONGRESO POR EL FMI

Son poco optimistas sobre el avance del proyecto que anunció Alberto Fernández hace tres semanas.

El presidente Alberto Fernández anunció la noche de las elecciones generales que en los primeros días de diciembre enviaría al Congreso Nacional una hoja de ruta que incluiría el acuerdo con Fondo Monetario Internacional (FMI) para el refinanciamiento de la deuda. Pero avanzada la primera semana del mes, no hubo señales sobre el giro de ese proyecto y la expectativa es baja, tanto en el Gobierno como en la oposición, respecto de la posibilidad de tratar, antes de fin de año, un pacto con el organismo.

“Quiero anunciar que en la primera semana de diciembre de este año enviaremos al Congreso un proyecto de ley que explicite el programa plurianual para el desarrollo sustentable. Este programa contemplará los mejores entendimientos que nuestro gobierno haya alcanzado con el staff del FMI en las negociaciones que lidera nuestro ministro Martín Guzmán, sin renunciar a los principios de inclusión social”, dijo el jefe del Estado la noche del 14 de noviembre, poco después de conocer que el Frente de Todos había remontado los resultados de los comicios con respecto a las PASO, aunque sin lograr imponerse sobre Juntos por el Cambio. En su mensaje, Alberto Fernández convocó a la oposición a un “diálogo” y le pidió “patriotismo”.

Pero después de tres semanas, a ocho días del comienzo de diciembre, no hay señales aún de la presentación de esa iniciativa por parte del Ejecutivo en el Parlamento. Y en el oficialismo las voces más relevantes aseguran que no habrá tiempo para aprobarla en 2021. “Apuntamos a fines de enero o a los primeros días de febrero”, dijo a Infobae un alto referente del Frente de Todos. En ese sentido, adelantó que probablemente haya un llamado a sesiones Extraordinarias para prolongar la actividad parlamentaria más allá de la prórroga de las Ordinarias que solicitó el Poder Ejecutivo hace dos semanas.

La demora se debe, principalmente, a la prolongación de la negociación con el FMI, que se encuentra en proceso hace más de un año y aún no llegó a buen puerto. La última novedad se produjo el sábado, cuando una delegación técnica del ministerio de Economía viajó rumbo a Washington para discutir los términos del eventual plan de garantías con el staff de la entidad internacional. Por estas horas se esperan novedades sobre esas conversaciones, que se conocerían recién la semana próxima.

Mientras tanto, el oficialismo y la oposición en el Congreso están enfocados principalmente en el debate, primero en comisión, y después en el recinto, del proyecto de Presupuesto 2021, que se encontraba frenado.

Por lo pronto, se avizoran disputas en el tratamiento de la ley de leyes. Ayer, el titular del interbloque de Juntos por el Cambio en la Cámara de Diputados, Mario Negri, deslizó una crítica de antemano, poco después de jurar formalmente en la sesión preparatoria: “No empieza bien el oficialismo en el nuevo Congreso. Hace tres meses que pedimos que asista el ministro Guzmán a explicar el Presupuesto 2022. Nos informan que vendrá el lunes. Pero el problema es que quieren dictaminar el miércoles y aprobarlo el jueves. No somos una escribanía”, sostuvo el legislador cordobés.

Se refirió así al anuncio que hizo Economía ayer sobre la visita que realizará la próxima semana a la Comisión de Presupuesto y Hacienda el titular de la cartera para defender el texto y acelerar, de esa forma, la media sanción en Diputados, el martes que viene, y la aprobación en el Senado, el jueves 13, según proyectan en el Frente de todos.

El atraso en el tratamiento del plan plurianual, que aún no se presentó, se deberá, en parte, a la resistencia opositora. A pesar de que mostraron, públicamente, buena predisposición para acompañar el plan que logre cerrar el Gobierno con el Fondo, también avisaron que no se prestarán a un debate exprés de la iniciativa.

Además, desde el sector más duro de la oposición sembraron dudas sobre el acompañamiento a un “plan plurianual”. “Vamos a acompañar el tema del crédito, pero sólo eso. En el Congreso votamos planes anuales, no plurianuales”, dijo un importante diputado de Juntos por el Cambio a Infobae para resumir la postura. El 14 de noviembre el Presidente había atado ambas iniciativas entre sí, lo cual podría desatar un conflicto parlamentario.

“El acuerdo está muy encaminado”, dijo un funcionario de la Casa Rosada a Infobae, pero evitó confirmar si se podrá tratar antes de que se termine el 2021. “No lo sabemos”, acotó. En tanto, el asesor de uno de los flamantes diputados consideró directamente que es “imposible” de acuerdo a los tiempos que se manejan.

Después de la jura del martes en Diputados, el Senado hará lo propio mañana. Y el viernes que viene tendrá lugar la asunción formal de las autoridades y legisladores de ambos cuerpos. Las sesiones en ambas Cámaras, la semana próxima, estarán abocadas al tratamiento del Presupuesto.

Por otra parte, Alberto Fernández dijo que el Gobierno no avalará el cierre de las negociaciones hasta tanto el FMI dé a conocer el mecanismo de toma de deuda que impulsó el gobierno de Mauricio Macri en 2018. Frente a empresarios de la Unión Industrial Argentina (UIA) en su 27 Conferencia Anual, la semana pasada el Presidente dijo expresamente: “Le pedimos al FMI que antes de que cerremos un nuevo acuerdo, haga su evaluación de lo que fue el fallido programa Stand-By por el que se desembolsaron u$s 44.000 millones que se mal utilizaron en pagar deuda insostenible y en financiar salida de capitales. Eso nos va a ayudar a terminar de entendernos. Es un paso necesario en este camino”.

La fecha establecida por el directorio ejecutivo Fondo para analizar la deuda argentina es la semana del 20 de diciembre y aún no se estableció la fecha exacta de publicación del informe, aunque se estima para el 22.

En este escenario, sólo restarían para el debate del eventual acuerdo los días de la semana que empieza el lunes 27 de octubre y que termina el viernes 31 de diciembre. Algunos legisladores del oficialismo deslizaron que es muy poco probable que se debata sobre fin de año. Otros, en cambio, recordaban antecedentes de tratamientos a última hora, que podrían abonar la hipótesis de un tratamiento en plena semana entre las fiestas. Por ahora, reina la incertidumbre sobre los tiempos en el tema central de la agenda del gobierno nacional y la oposición.

Deja tu comentario

comentarios

También podría gustarte