BARCELONA ELIMINADO DE LA CHAMPIONS LEAGUE

Barcelona perdió ante Bayern Munich por 3 a 0 en Alemania y se despidió de la Champions League sin siquiera alcanzar los octavos de final. El único resultado que le aseguraba pasar a la instancia próxima era la victoria. Si no, iba a depender de cómo saliera Benfica contra Dinamo de Kiev (los portugueses ganaron 2-0 y se acomodaron como segundos en el Grupo E, detrás de los alemanes). De esta manera, los culés no superaron la primera instancia por primera vez desde la temporada 2000/01, el equipo entonces dirigido por Lorenzo Serra Ferrer apenas ganó dos partidos, empató otros dos y complementó con dos derrotas. No le alcanzó. En la 2003/2004 ocurrió algo similar: esa temporada, Barcelona se perdió por completo la Liga de Campeones y tuvo que disputar la Copa UEFA tras una mala temporada en la Liga española el curso previo.

Los azulgranas tendrán que disputar el repechaje de la Liga Europa tras quedar en el tercer puesto del Grupo E, gracias a la victoria del Benfica por 2-0 ante el Dínamo de Kiev en el otro partido de la jornada. La combinación de resultados selló la suerte de un Barcelona dentro de una campaña que hubiera sido impensable durante los años de gloria en los que Lionel Messi perforaba las redes sin cansancio. La etapa de grupos comenzó con una derrota 3-0 ante el Bayern en el Camp Nou, idéntico resultado al de esta tarde. En esta edición, el Barça apenas anotó dos goles en seis partidos, ambos contra Dinamo Kiev, y concedió nueve.

Los teutones se pusieron arriba con un cabezazo de Thomas Muller a los 34 minutos de juego, que fue revisado por la tecnología que determina si el balón ingresó o no. Robert Lewandowski, su compañero de ataque, recibió sobre el borde izquierdo del área y lo esperó. Luego de entretenerse ante la marca de Ronald Araujo durante esos segundos, envió el centro pinchado, para que el alemán cabecease.

A los 42, llegó el aumento. Un segundo gol con aroma a eliminación definitiva. Fue obra de Leroy Sané, que se animó desde unos 30 metros del arco custodiado por Ter Stegen con un zapatazo infernal. El arquero alemán, confundido, no pudo adivinar la trayectoria del disparo.

Al segundo tiempo, el conjunto español ingresó con una actitud más pasiva. A los 18 minutos, sufrió el golpe definitivo. Jamal Musiala solo la tuvo que empujar, porque el trabajo más difícil lo hizo Alphonso Davies. El lateral del equipo bávaro aceleró hasta el fondo a pura velocidad. Y justo cuando la pelota estuvo mitad adentro, mitad afuera, envió el pase hacia atrás, que fue conectado por el joven volante de 18 años.

 

 

Deja tu comentario

comentarios

También podría gustarte